Uber solicita formalmente su salida a bolsa.

Uber ha solicitado formalmente su salida a bolsa ante la Comisión de bolsa y valores de Estados Unidos. Sus planes pasan por debutar en la Bolsa de Nueva York y vender acciones por un valor aproximado de 10.000 millones de dólares.

Esto hace que esta salida a Bolsa sea una de las mayores del sector tecnológico de todos los tiempos, ya que la compañía puede conseguir 120.000 millones de dólares con ella, además de dejar a Uber con una valoración de entre 90.000 y 100.000 millones de dólares.

Todavía se desconoce la fecha concreta en la que la compañía hará su debut en los mercados, algo que podría suceder a principios de mayo. Pero habrá que esperar algunos días hasta comprobar si los movimientos de Uber, que se presenta a sí misma como una compañía de transporte con bicicletas y motos a demanda, así como reparto de comida y automóviles autónomos, van en esta dirección.

Entre los datos facilitados por Uber a la Comisión de bolsa y valores están sus ingresos de 2018 (11.270 millones de dólares), a partir de sus reservas, con las que consiguió 49.800 millones. Estas cifras suponen un crecimiento del 42% con respecto a 2017. La división que más ingresos reportó a Uber fue la principal, la dedicada a los servicios de automóvil compartido con conductor: 9.200 millones de dólares en 2018.

A pesar de estas cifras, Uber sigue estando en pérdidas, ya que el año pasado perdió nada menos que 1.800 millones. Aun así, estas pérdidas se han reducido notablemente, ya que en 2017 fueron notablemente superiores: 2.600 millones de dólares. No obstante, puede que no mejore mucho a corto o mediano plazo, puesto que la compañía apunta a un aumento significativo de sus gastos operativos a corto plazo, lo que puede hacer que no consigan alcanzar la rentabilidad hasta dentro de un tiempo.

Estos son algunos de los datos que Uber ha hecho públicos al pedir su salida a bolsa, lo que da una idea más detallada de su estado e intenciones. La información suministrada a la Comisión incluye también datos sobre su presencia en el mundo. Así, en la actualidad, Uber está operativo en 63 países y en más de 700 ciudades de todo el mundo. Se calcula que al menos una vez al mes usan sus servicios, entre los que se incluye el reparto de comida, más de 91 millones de personas. Además, sus conductores realizan 14 millones de trayectos diarios.

Nuevo CEO, nuevo camino.

Se trata sin duda de un gran paso para Uber, que desde que su CEO, Dara Khosrowshahi, sustituyó en septiembre de 2017 a su fundador Travis Kalanick en el cargo, ha experimentado una nueva etapa de tranquilidad y crecimiento. Hasta entonces, y durante varios años, se sucedieron los escándalos en el seno de la compañía y varios de sus directivos abandonaron su puesto.

Khosrowshahi, que llegó a Uber dispuesto a dar la vuelta a la mala imagen y reputación que asolaba a Uber, parece estar consiguiendo sus objetivos, y la salida a bolsa de la empresa es una muestra de ello. Desde entonces, las malas noticias relacionadas con Uber han desaparecido casi por completo, y aparte en países como España, donde la compañía se ha tenido que retirar de Barcelona debido a las normas aprobadas por las autoridades locales para proteger al sector del taxi, no se conocen nuevos escándalos internos.

La compañía se ha dedicado a diversificar su negocio, con la entrada en los sectores de las bicicletas eléctricas, motos y patinetas eléctricas. Y se ha desprendido de las filiales y divisiones que no le resultaban rentables. Es lo que ha sucedido con su negocio en el sudeste asiático, que se quedó su rival Grab. Entre sus planes de futuro están los automóviles autónomos, e incluso los taxis voladores, que Khosrowshahi cree que serán una realidad de aquí a 5 o 10 años.

En la documentación remitida a la Comisión de Bolsa de Estados Unidos da alguna muestra de ello. En efecto, en ella, Uber asegura que están inmersos en un nuevo camino hacia adelante, y da por superada la etapa anterior, afirmando que “después de muchos desafíos relacionados con nuestra cultura, con las prácticas en el puesto de trabajo y con la reputación, es un nuevo día para Uber“.

Se desconoce cuánto dinero conseguirán los accionistas de Uber con su salida a bolsa. Según Techcrunch, el fundador de Uber, Travis Kalanick, que dimitió de su puestos en junio de 2017 tras las presiones recibidas después de una serie de escándalos, es todavía su tercer mayor accionista, ya que posee el 8,6% de la empresa. Alphabet también cuenta con un notable paquete de acciones de Uber, por lo que es probable que también consiga un notable beneficio económico con la operación. (Fuente: Muy Computer Pro)