Jeff Bezos desafía a sus rivales pidiendo que suban los salarios.

El CEO, co-fundador y accionista mayoritario de Amazon, Jeff Bezos, llevó a cabo un movimiento muy importante a finales del pasado año, una subida del salario mínimo de sus trabajadores en Estados Unidos, que pasó de los 13,70 dólares a los 15 dólares por hora. Este movimiento también benefició a los trabajadores del gigante en Londres, que vieron como su sueldo aumentaba hasta llegar a las 10 libras por hora.

Este incremento de los salarios de sus empleados generó una fuerte polémica y es perfectamente comprensible, ya que no se produjo de forma espontánea, sino a consecuencia de las presiones de recibió Jeff Bezos por parte de “lobbies” y también por el malestar y las tensiones que se estaban gestando en el entorno laboral de su empresa. Dicho de otra forma, el CEO de Amazon sabía que tenía entre manos una bomba de tiempo, y que debía tomar medidas antes de que ésta explotase.

Sin embargo, esa polémica y lo que hay detrás de su decisión no cambia el hecho de que fue acertada. Amazon hizo lo correcto y con ello no solo mejoró su imagen de cara al público, sino que además benefició a unos 250.000 trabajadores fijos y a otros 100.000 trabajadores temporales en Estados Unidos.

Por otro lado es importante tener en cuenta que esa subida salarial llegó en un momento en el que el desempleo en Estados Unidos se encontraba en niveles mínimos, lo que significa que las grandes empresas dedicadas al canal y a la logística competían por ampliar sus plantillas para afrontar la campaña navideña. No fue casualidad, al subir los salarios Amazon también hizo que sus puestos de trabajo fueran más atractivos y logró aglutinar a una gran cantidad de trabajadores temporales.

En una carta abierta a los inversores Jeff Bezos ha querido recordar este hecho y ha lanzado un desafío a sus rivales del canal minorista con el que responda, a su vez, a esas voces críticas que cuestionaron sus motivaciones reales tras efectuar esa subida salarial. Dicha carta dice, textualmente: “hoy desafío a nuestros principales competidores (¡ya saben quienes son!) a que igualen los beneficios que ofrecemos a nuestros empleados y a que suban el salario mínimo a 15 dólares la hora. O pueden hacerlo mejor y subirlo a 16 dólares la hora”.

La mano de obra es una parte fundamental para el correcto funcionamiento de Amazon, sobre todo en temporadas altas, así que este tipo de maniobras por parte de Jeff Bezos tienen un claro componente estratégico: demostrar que las políticas de la compañía están siendo acertadas para mantener el interés de los profesionales del sector alrededor de sus puestos de trabajo. Todo esto está muy bien, pero todavía no han dicho nada del tema de pagar más impuestos que les planteó Microsoft. (Fuente: Muy Computer Pro)